domingo, 16 de diciembre de 2012

El plan baterías de litio ya se ‘comió’ $us 19,5 millones

Para este mes se espera la producción de las primeras 40 toneladas de carbonato de litio. Se invertirá $us 3 millones en la planta de Palca. En 2016 se dará el despegue de los fertilizantes.

La planta experimental de carbonato de litio ubicado en Llipi, municipio de Colcha K (Potosí), se parece a una isla de cemento en medio del salar de Uyuni. En ella, unos 30 empleados buscan hallar la mejor fórmula para producir la materia prima que permita al país obtener las primeras baterías de ión litio y así entrar en el club exclusivo de los que tienen en su mano la energía del siglo XXI.

En esta búsqueda, la gerencia nacional de Recursos Evaporíticos, dependiente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) informó de que ya se invirtió en una primera etapa $us 19,5 millones. 

El recorrido de la planta
La persona que nos guía advierte que no puede dar detalles del trabajo que se realiza.
En el lugar hay varios laboratorios donde los técnicos buscan ‘limpiar’ las impuresas de la salmuera que les llega desde el salar para encontrar el equilibrio que les permita producir fertilizantes y materia prima para las baterías de litio de buena calidad.

A unos cinco kilómetros de la zona se levanta el campamento donde se construyeron ‘gigantes’ piscinas (de 2 por 2 km) y en el que varios profesionales bolivianos trabajan en la técnica de la evaporación con el objetivo de contar con el suficiente carbonato de litio y cloruro de potasio (fertilizante) para su industrialización.

De acuerdo con el director de Recursos Evaporíticos, Luis Alberto Echazú,  la producción de carbonato de litio está prevista a partir de diciembre de 2012 en su fase piloto de 40 toneladas por mes.

Una parte de este producto tendrá como destino la planta piloto, ubicada en Palca, de baterías de ión litio.
Respecto a la tecnología y a los recursos para continuar con este programa, Echazú sostuvo que en una primera etapa el Gobierno se hará cargo de todo, pero en el proceso de industrialización buscará a un socio extranjero con tecnología desarrollada, pero siempre cuidando la participación mayoritaria del Estado boliviano en toda la cadena productiva 

ANÁLISIS

Un proyecto que se está atrasando

Oscar Vargas / ANALISTA

La planta de litio en Potosí es un importante programa energético y es una de las últimas oportunidades que tiene el país de aprovechar su materia prima para entrar en la industrialización y en el negocio de las baterías para vehículos a electricidad.

En esta coyuntura, a mi criterio, los trabajos que se están realizando en el salar de Uyuni van muy lentos; más si se tiene en cuenta que en el mundo hay otros competidores como Argentina, Chile y China y que en esta carrera ya tienen socios, especialmente Japón y Sur Corea, que tienen una amplia experiencia tecnológica.

La clave para estar cerca de los que van a marcar el ritmo de la compraventa de las baterías de litio es lograr que el trabajo técnico prime por sobre los otros intereses.

   Cifras   

12.000
En km 2

El salar de Uyuni es el desierto de sal más grande del mundo.

140
Millones de toneladas
Según la Comibol, esta es la reserva de litio en el lugar.

120
Metros de profundidad
El salar tiene 11 capas con un espesor entre uno y diez metros.

 “La fabricación de baterías se inicia con una planta piloto. Sus gastos los va a cubrir el Gobierno en un 100%”.
Luis Alberto Echazú / Director de recursos evaporíticos


El Deber


0 comentarios:

Publicar un comentario