domingo, 2 de junio de 2013

En la ruta del Dakar

Le quedaban unos 20 minutos más al día y la caravana del Rally Dakar que partió el pasado jueves de Jujuy, en la Argentina, hizo una parada en pleno Salar de Uyuni, en la población de Colchani, justo cuando el sol se escondía en el infinito blanco del Salar.

Más de 30 vehículos y un centenar de personas corrieron hacia el horizonte a registrar uno de los espectáculos más hermosos de nuestro planeta: el ocaso en el Salar de Uyuni.

En la ruta del Dakar

Periodistas, operadores de turismo, empresarios, hoteleros y autoridades de Gobierno coronaron así un recorrido que incluyó los municipios de Villazón, Tupiza y Atocha, que son sitios por los que atravesará el Rally Dakar en 2014, en su capítulo de motocicletas y cuatrimotores.

Todos parecían niños jugando con la arena. Y es que el Salar tiene algo mágico que es capaz de deslumbrar hasta al más reservado. Más aún a la hora del día en la que se esconde el sol y deja el paso a una noche fría, capaz de llegar hasta los 12 grados centígrados bajo cero, con los que amaneció Uyuni, la mañana de este sábado.

Antes, en el pueblo, las autoridades locales y la gente manifestaron públicamente su compromiso para colaborar con la dotación de servicios, los sistemas de transportes, así como los de telecomunicaciones. Todo esto como previsión para recibir y ofrecer comodidad a los más de 20 mil visitantes, que se calcula, tendrá Uyuni durante la realización del Dakar 2014.

El paso hacia el Salar es la población de Colchani, que al igual que el resto de las comunidades próximas, recibió la noticia del paso de la competencia internacional con una verdadera fiesta. A unos 20 kilómetros de este lugar se instalará uno de los dos campamentos que se implementará en nuestro país.


El campamento del Rally será instalado de manera que pueda albergar a 4.500 personas simultáneamente. Además debe ofrecerles servicios de asistencia mecánica a los competidores, servicios básicos, gastronómicos y de telecomunicaciones a todas las personas que hacen el Dakar. Estos campamentos además, deben generar su propio sistema de energía eléctrica.

Compromiso de volver

Luego de tres jornadas, la caravana del Rally Dakar Bolivia 2014 concluyó ayer en la Isla Incahuasi, en medio del Salar de Uyuni, donde el ministro de Culturas, Pablo Groux aseguró que se repetirá la experiencia con el objetivo de conocer los avances en los preparativos para recibir la competencia internacional, dentro de siete meses.

Las puertas de Bolivia abiertas al mundo

Las puertas de Bolivia están abiertas al mundo y el Rally Dakar es la llave mágica que da esta oportunidad.

Por primera vez se correrá una competencia de esta importancia, esta vez sólo destinada a las motos y se espera que el 2015 las otras categorías (autosy camiones) lleguen al país.

Las polvorientas como sinuosas carreteras están en condiciones, los servicios que aún restan completar empiezan a trabajarse para que competidores y turistas disfruten de la belleza natural que ofrece nuestra variada geografía, como los pueblos del sur.

El turismo industria sin chimeneas

El Salar de Uyuni es una de las regiones más visitadas por turistas extranjeros, por los atractivos naturales que ofrece.

“Para los europeos el turismo de aventura natural es lo mejor. Ha quedado atrás el turismo encerrado entre cuatro paredes”, comenta un francés que visita la zona.

El turista se vio sorprendido por la visita de la caravana y se enteró que Dakar 2014 se correrá en toda aquella región.

“Estas competencias atraen a mucha gente, seguro que llegarán muchos europeos”, acota e ocasional amigo y no se equivoca porque Uyuni ofrecerá otra cara.

Opinión


0 comentarios:

Publicar un comentario