sábado, 8 de junio de 2013

Uyuni, la abanderada

Los cerros de Atocha se alejan de la carretera y emerge la tola, un arbusto espinoso utilizado como combustible. De a poco aparecen residuos de sal y en el horizonte las montañas parecen flotar en el aire, es que el espejo más grande del mundo, el Salar de Uyuni, refleja el cielo celeste y las nubes blancas.

Celeste y blanco son los colores del municipio de Uyuni, uno de los municipios que recibirán el Dakar, en enero del próximo año. La población se comprometió a pintar las fachadas de uno de estos colores y colocar “una wiphala grande en los techos”, anunció Froilán Condori, alcalde de esta localidad.
Es difícil encontrar un basurero en Uyuni, en las calles y en los alrededores se observan bolsas y botellas plásticas atascadas entre las zarzas.

“Hemos sentido un ínfimo dolor al apreciar el ingreso a Uyuni, con muchas bolsas, con mucho plástico”, se lamentó el ministro de Culturas, Pablo Groux, quien adelantó tres tareas para combatir este problema: la habilitación de un relleno como depósito de basura, la instalación de contenedores y basureros, y el trabajo en la cultura ciudadana para que la gente cuide su municipio.

El flujo turístico en Uyuni se incrementará a más del 1.000% cuando, según el Viceministerio de Turismo, al menos 118.806 turistas visiten el lugar para presenciar el espectáculo. Sin embargo, las deficiencias son muchas. Uyuni sólo cuenta con 3.297 camas para albergar a tal cantidad de visitantes, por lo que se habilitarán cuarteles, colegios, coliseos y “toda infraestructura pública que pueda acondicionarse”, dijo el viceministro de Turismo, Marko Machicao.

Adelantó que el domingo 9 de este mes se hará un censo en Uyuni para identificar familias dispuestas a ofrecer albergues en sus domicilios.

De los más de 20.404 habitantes , el 1% cuenta con acceso a internet, el 13% al servicio telefónico, el 36% al alcantarillado y el 62% a la energía eléctrica y al agua potable. El Gobierno se comprometió a llegar a un 100% en la cobertura de internet y telefonía, a un 70% en alcantarillado y a 90% en electricidad y agua potable. Con una superficie de 12.000 km2 y a 3.663 metros sobre el nivel del mar, los motociclistas correrán por un escenario que es lo más parecido al cielo.

Página Siete



0 comentarios:

Publicar un comentario