sábado, 19 de julio de 2014

FAB investigará las denuncias de venta de víveres en Uyuni

La Fuerza Aérea B   oliviana (FAB) informó ayer, a través de un comunicado, que investigará las denuncias de 22 soldados del Grupo Aéreo 65, ubicado en la población de Uyuni, Potosí, que acusan al teniente coronel Mario Valencia de vender parte de los víveres de la unidad y apropiarse del dinero que los militares ganan trabajando -obligados- con civiles.

"Pese a no recibir ninguna denuncia formal, pero velando por la imagen institucional y el bienestar de los conscriptos, se iniciarán las investigaciones correspondientes a través de un sumario informativo, cuyos resultados se conocerán en el lapso establecido en la normativa. Además se determinarán las acciones legales a tomar”, indica el comunicado.
El jueves llegaron a las oficinas de radio ERBOL, 22 manuscritos de soldados del Grupo Aéreo 65 en los que se denuncian las irregularidades cometidas por el teniente coronel.

Las cartas coinciden en señalar que a mediados de junio del presente año tomaron su desayuno sin pan durante más de una semana, y tampoco disponían de este alimento para el almuerzo o la cena, debido a que Valencia vendió la harina después de que un subteniente viajara a la ciudad de La Paz.

"Cuando mi subteniente se fue a La Paz el coronel vendió quintales de harina. Desde ese día ya no tomamos nuestro desayuno con pan, tampoco en la cena tenemos”.  "Saca nuestros víveres y se los lleva a su casa”. "Yo me quejo de que unas dos semanas no había pan  y el coronel había vendido la harina”, son algunos fragmentos de las denuncias.

 "Nos roba la comida y nos obliga a ir al pueblo para trabajar, después no nos paga ni un centavo”, sigue otra carta. Aparentemente los civiles les envían el dinero por el trabajo realizado en sobres cerrados y el teniente coronel se apropia de ellos cuando los soldados llegan a la unidad.

 "El coronel nos manda a trabajar al pueblo, a descargar ladrillo y quinua. Nos mandan un sobre con el dinero pero Valencia no nos paga a nosotros”, se lee en un texto.

 Ante una llamada telefónica Valencia se negó a dar explicaciones con el argumento de  que necesita autorización de sus superiores, aunque después mostró su disposición para que una comisión de la FAB arribe al lugar para investigar.

El servicio militar


Abuso   "Me incorporé un mes tarde al GA 65 y el coronel me pidió 10 bolsas de cemento para ingresar. Al poco tiempo nos mandó a trabajar a descargar quinua, después a llevar víveres a su casa”, denuncia una carta.

Derechos  Según el artículo 116 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas los soldados tienen derecho a la alimentación y atención médica.

Página Siete



0 comentarios:

Publicar un comentario