viernes, 9 de enero de 2015

Bolivia recibirá a pilotos del Dakar con guirnaldas de hojas de coca, ponchos y lluch’us

Con una guirnalda hecha con hojas de coca, un poncho y un lluch’u o gorra de lana, así recibirá Bolivia a cada uno de los competidores mañana sábado en Uyuni, cuando lleguen al país los autos del Dakar, y el domingo hagan lo propio las motos y cuadriciclos, anunció ayer el ministro de Culturas, Pablo Groux.

Bolivia recibirá a pilotos del Dakar con guirnaldas de hojas de coca, ponchos y lluch’us
“Será con estos símbolos bolivianos con los que recibiremos a cada uno de los participantes el sábado, cuando además esté el presidente Evo Morales” para darles la bienvenida, añadió ayer Groux, quien desde que llegó a Uyuni mantuvo al menos tres reuniones de coordinación con las autoridades locales. Bolivia realiza una campaña internacional para la despenalización de la hoja de coca, en tanto el poncho es un atuendo típico del altiplano al igual que el lluch’u, ambos tocados son elaborados con lana de oveja o de llama.

Tras una visita rápida a los escenarios de la carrera, el parque cerrado, salas de conferencia, salas de prensa, podio y los galpones donde serán hospedados los pilotos, Groux señaló que la preparación “se encuentra en un 90%, por eso mañana (por hoy viernes) haremos la entrega de todas las dependencias. “Estamos trabajando a tiempo completo con el comité organizador y ordenando las últimas cosas”, apuntó el ministro, que destacó la participación de todas las instituciones de Uyuni.

Apenado por el abandono del motociclista cruceño Juan Carlos Chavo Salvatierra el miércoles por la noche, Groux confirmó que el Gobierno hace las gestiones para que el piloto pueda estar este sábado en Uyuni. “Es una pena lo que sucedió con Salvatierra que tuvo que abandonar la carrera, por eso creemos que sería lindo que el Chavo dé la bienvenida a los corredores el sábado junto con el presidente Morales, por eso estamos realizando las gestiones para su llegada”, precisó el ministro.

Entre los participantes bolivianos en el afamado Dakar, que este 2015 celebra su séptima edición en Sudamérica, y la trigésima séptima en total, Salvatierra era uno de los más experimentados y favorito para pelear por los primeros lugares, pero una lesión en la mano izquierda —fractura expuesta en el dedo índice—, le obligó el miércoles a abandonar la prueba y a someterse a una intervención quirúrgica.

Todos piden que no deje de salir el sol

El año pasado, para estas fechas, una lluvia evitó que las motos y cuadriciclos del Dakar pasen por el salar de Uyuni. Ayer amaneció con sol y aunque los pronósticos meteorológicos dicen que podría llover, todos ruegan que no sea así. “Sería lindo que pase por el medio del salar, por eso esperamos que no llueva”, dijo Javier Choque, un uyunense que vende sándwiches de pollo cerca del legendario reloj Big Ben, como conocen todos a la plaza principal de Uyuni.

A unas tres cuadras de allí, en el mercado central, donde comprar una sopa de arroz costaba ayer 15 bolivianos, la cocinera María Mamani deseaba también lo mismo. “No ha llovido en estos días, ojalá siga así, porque de esa manera van a venir más gringos”, expresó.

El alcalde Froilán Condori deja todo “en manos de San Pedro” y de la ASO (Amaury Sport Organisation), la empresa francesa organizadora del Dakar. “El salar ahorita no está con agua, pero hay que esperar; sin embargo, lo que nos han dicho es que 24 horas antes se va a definir si entra o no”, expuso el burgomaestre.

Personeros de la ASO se encuentran desde el miércoles en Uyuni y este viernes deberían definir si la carrera ingresará a esa maravilla natural.  En tanto, funcionarios del Ministerio de Culturas, Gobernación de Potosí, Ministerio de la Presidencia, Comité Cívico y otros tenían previsto reunirse anoche para los últimos detalles antes de que la carrera llegue a Uyuni.

Solo falta colocar unas 400 camas

Cuatro galpones instalados en el Regimiento Loa de la X División del Ejército en Uyuni, Potosí, esperan que solo sean colocadas las 400 camas para los corredores del Dakar 2015, confirmó el teniente coronel Augusto Arévalo, responsable de dirigir la logística en ese centro militar.

“Mañana (hoy) viernes serán acomodadas las 400 camas, solo falta aquello, porque los otros servicios están listos”, expresó el militar ayer en esa unidad del ejército, que se encuentra a unos diez minutos del centro de Uyuni y que ya recibió a la edición anterior.

Arévalo participó durante la jornada de dos reuniones con autoridades del Ministerio de Culturas, Ministerio de la Presidencia, la Gobernación de Potosí, el municipio de Uyuni y el Comité Cívico. “Son 3.000 soldados de la X División y II División que están ya desplegados para esta carrera internacional”, agregó.

Mientras la X División se encarga de toda la seguridad en territorio potosino, la II División lo hace en suelo orureño. La tarea de brindar protección a todos los participantes de la prueba automotor es también coordinada con la gente de Migración que instaló unidades móviles para controlar el ingreso de los visitantes a Bolivia. El objetivo del operativo de seguridad, en el que también intervendrán los efectivos policiales, es evitar que algunos delincuentes puedan aprovechar el paso del Dakar para ingresar al país de manera ilegal.

Uyuni prepara sus mejores galas para recibir el Dakar mañana

LA RAZON, LA PAZ.- Los pobladores de Uyuni barrían ayer las puertas de calle, algunos limpiaban sus ventanas y otros hasta pintaban algunas fachadas para recibir al ilustre visitante, el Dakar 2015, que este fin de semana llegará por segunda vez a esta mítica ciudad potosina.

La carrera más extrema del mundo une en esta edición a Argentina, Chile y Bolivia. Hoy se correrá la sexta etapa, entre Antofagasta e Iquique, y mañana se realizará la séptima para la categoría autos, entre Iquique y Uyuni, mientras motos y cuadriciclos tendrán jornada de descanso.

El domingo, los autos se irán de Bolivia rumbo a Chile, e ingresarán las motos y cuadriciclos, que se quedarán hasta el lunes. “Amaneció con sol y ése es también un buen augurio”, presagió el alcalde Froilán Condori, quien no pierde la esperanza de que la competencia por fin pueda atravesar el salar de Uyuni. Algo que no sucedió en 2014, por las lluvias.

Mientras Condori se muestra esperanzado, el ministro Pablo Groux, que ayer llegó a Uyuni inmediatamente se reunió con la cúpula militar para afinar los últimos detalles. El centro de operaciones estará en el Regimiento Loa, a unos diez minutos del centro, donde además esperan cuatro galpones, del tamaño de una cancha de futsal, que están casi listos para alojar a unos 400 corredores, equipo mecánico, periodistas y autoridades. Empero, hasta ayer a las 14.00 no se habían instalado aún las camas.

Quedó definido que la sala de prensa, que también funcionará en esos predios, tendrá la capacidad para recibir a 150 periodistas nacionales y 50 del exterior. El espacio aún no fue entregado. El palco principal y el escenario para los artistas que darán una velada musical se encuentran en el 60% de trabajo y se espera que hoy viernes sean entregados. En tanto, el podio y toda su logística será definido por los organizadores.Servicios. El alcalde Condori confirmó que se habilitaron 150 baterías de baño en Uyuni y Colchani. “En lugares donde no había electricidad hemos habilitado motores”, añadió el burgomaestre, que como todas las autoridades anda apurado y de reunión en reunión. Además, la Gobernación contrató los servicios de una empresa de limpieza de basura, conformada por 80 personas, que ayer ya efectuaban sus primeros trabajos.

Consultado Condori sobre qué regalos entregarán a los visitantes, dejó la pregunta para el Gobierno central, no obstante, se supo que ponchos y otros recuerdos se les entregarán a los corredores como testimonio de su visita a Bolivia. Así como las autoridades ultiman los detalles para la recepción de la prueba, comensales no solo de Uyuni, también llegados desde diferentes puntos del país, alistan una feria gastronómica que se efectuará este fin de semana.

Los datos

Seguridad

Las Fuerzas Armadas desplazarán unos 3.000 militares y la Policía otros 1.650 agentes para dar seguridad a competidores y espectadores durante el paso de la competencia por territorio boliviano.

Por el salar

La organización del Dakar ha diseñado dos recorridos para el paso de autos, por una parte; motos y cuadriciclos, por la otra. Y dependerá de las condiciones climáticas para que entren al salar mismo.

Coca

El Gobierno repartirá miles de bolsas con hojas de coca, anunció el viceministro de la Coca y Desarrollo, Gumercindo Pucho.

Familias bolivianas enteras viajan a la ruta del Dakar 2015

LA RAZON, LA PAZ.- El Dakar es un evento que gusta a mucha gente, en especial a los amantes del deporte tuerca, y en Bolivia hay familias enteras que estos días realizan viajes hacia varios puntos por donde pasará la competencia para verla de cerca. Incluso ya fueron a otras ediciones que en anteriores años no ingresaron a territorio nacional.

Es el caso de la familia paceña Cusicanqui, que desde 2011 viaja a diferentes lugares para ver el paso de motos, cuadriciclos, autos y camiones por diferentes terrenos. Desde ese año no se perdió ninguna edición. Sus integrantes son Iván Cusicanqui (el padre), Roxana Adaros (su esposa) y sus hijos Rodrigo (23 años), Diego (19) y Joaquín (11). A ellos se suman además hermanos, primos y sobrinos.

“A raíz de que en 2009 ingresó el Dakar a Sudamérica, los primeros dos años seguimos esta competencia por televisión, pero después nos dimos cuenta de que se podía ir a conocer a los pilotos, ver el desempeño de las máquinas en plena carrera, por eso desde 2011 empezamos a ir”, contó Iván, quien es un amante de estas competencias y transmitió esa pasión a su familia. Ese año se fueron los cinco al desierto de Atacama, en Chile, donde presenciaron durante siete días a los vehículos en las dunas.

Al año siguiente regresaron a Atacama, pero a otro sector; esa ocasión por cinco días. En 2013 creció su grupo para ver el Dakar, pues sus sobrinos Sebastián (18 años) y Lucía (16) los acompañaron a las dunas de Arequipa (Perú), donde permanecieron por diez días. El año pasado aprovecharon el paso de la competencia por Bolivia, así que se fueron a Uyuni las mismas personas, además de un  cuñado, Ramiro Camargo, y su hijo Samuel.

Fue la ocasión más corta, porque el Dakar pasó por Bolivia solo dos días. A cada una de esas incursiones se trasladaron por vía terrestre en sus propios vehículos para movilizarse mejor en las zonas de espectadores. “Comenzamos con un auto y ahora vamos en tres porque el grupo ha crecido”, dijo Cusicanqui.

Para esta gestión, en el segundo paso de esta competencia por Bolivia, regresan a Uyuni nuevamente el grupo completo más un compañero brasileño de Camargo que no se quiere perder la carrera. “Viajaremos el viernes (hoy) en la madrugada y regresaremos el domingo. Vamos a estar entre los puntos de Pisiga y Opoqueri, que nos parece una ruta nueva”.

De todos los lugares que visitaron, el que más le gustó a la familia fue el de las dunas, porque “como es terreno abierto, no hay carreteras definidas, por tanto hay pura navegación. Es impresionante ver a los vehículos tratar de pasar dunas que son altas”.

Cada año apoyan a un ‘team’

Equipos

Desde hace tres años, en la previa al Dakar, la familia elige a un equipo para apoyarlo durante la carrera, por lo que sus integrantes compran vestimentas con el logotipo del team que alentarán. Ya lo hicieron con Touareg (2012), Red Bull (2013) y X Raid Mini (2014). Este año es el turno de Peugeot.

Fotos

Iván Cusicanqui contó que la familia tuvo la oportunidad de sacarse diferentes fotos con algunos competidores famosos, como el príncipe catarí Nasser Al-Attiyah o el estadounidense Robby Gordor, ambos de autos.

Turistas

Como esta familia, el Gobierno nacional espera que haya muchas más que se hagan presentes en los sectores por donde pasará la carrera en Bolivia. Se estima que medio millón de espectadores estará en Oruro y Potosí para observar la competencia.

Se estima una inversión de hasta 800 dólares

Para realizar este tipo de viajes, ya sea en Bolivia o yendo a otro país, el costo aproximado mínimo que se necesita es de 800 dólares, según Iván Cusicanqui, quien además indicó que su familia ahorra para este evento y todos piden permiso en sus respectivos trabajos para estar libres en esta época del Dakar. “Para poder seguir por lo menos tres días la carrera se requiere entre unos 500 y 800 dólares”, calculó el aficionado.

De ese monto, la mayor inversión se realiza en “gasolina y comida”, pues deben prever los kilómetros que recorrerán desde la salida de La Paz hasta el lugar al que irán, además de las zonas de espectadores. “En cuanto a la comida, llevamos varias cosas para abastecernos en los días que estaremos ahí. Lo que normalmente llevamos es carne, pan y otros alimentos”, agregó.

Eso sí, aclaró que no gastan en hospedaje, ya que duermen “donde nos agarre la noche y donde veamos que es un lugar adecuado”, por ello llevan carpas, sleepings, colchones, un aspecto que le agrada a la familia Cusicanqui porque es una manera de pasar días diferentes.

“Este año no creo que llevemos muchas cosas, porque en el tema de la comida sabemos que habrá un festival gastronómico, entonces, probaremos esos platos en el lugar que estemos”. Como otras familias, una vez más —la quinta— los Cusicanqui dirán presente en un Dakar, la carrera que les apasiona.

Bolivianos en Iquique recibirán a compatriotas competidores

LA RAZON, LA PAZ.- En Iquique hay turistas bolivianos por todas partes. Llegaron a esta ciudad chilena, la mayoría para ver el Dakar, en especial para apoyar a los pilotos nacionales. Otros, los menos, se encuentran vacacionando en las playas y aprovecharán su presencia para alentar a los compatriotas.  Miguel Cortez  llegó con cinco de sus amigos en un vehículo propio, viajó desde La Paz “exclusivamente para ver el Dakar”.

Contó que inicialmente el propósito era viajar a Uyuni y ahí ver la carrera, en territorio boliviano, pero no pudo ser, porque en el municipio potosino “lamentablemente no existen vacantes en los establecimientos hoteleros ni en las residenciales, así que optamos por venir hasta Iquique. Vamos a quedarnos hasta el domingo, pues no solamente vamos a disfrutar de la carretera como tal, sino que también del fan fest”, que se instalará en la plaza principal de Iquique y también en playa Brava.

Fue una travesía vía terrestre por unas 12 horas, salieron por la mañana desde la sede de gobierno de Bolivia y arribaron pasadas las 22.00. “Nos demoramos un poco al cruzar Pisiga”. Uno de sus acompañantes, Luis Burgoa, un expiloto de carreras, refrendó que su visita a Iquique tiene que ver exclusivamente con el paso de la competencia “como buen amante de los fierros”. Recordó que hasta 2003 participó de carreras departamentales en La Paz y también nacionales, y aunque ha dejado de correr “la pasión continúa”.

Otra de las personas que integra ese grupo es Hugo Ríos, quien está acompañado de su hija, Gabriela; se trata de un mecánico de profesión, quien no se pierde ningún Dakar. La intención es brindar apoyo a los pilotos nacionales, en especial a Wálter Nosiglia, “un amigo en La Paz, con el que compartimos, además, la misma profesión porque también es mecánico”.

El año pasado, igualmente siguió de cerca lo que hicieron los representantes nacionales y se fue hasta Salta, la etapa previa al ingreso a Bolivia. Bernardo Miranda completa el grupo de estos bolivianos. Contó que para ver el ingreso de los pilotos irán a Alto Hospicio, una ciudad vecina a Iquique, comparando: algo así como El Alto y La Paz.

La señora Andrea López, quien ayer disfrutaba de las altas temperaturas en la playa, está en la ciudad chilena pasando sus vacaciones con su esposo y su hijo, y celebró que su visita coincida con el paso del Dakar. “Vamos a salir a las calles para alentar a nuestros pilotos”. Algo similar ocurre con Darwin y Claudia, un joven matrimonio que llegó desde Santa Cruz junto con su hijo Jeziel. Ayer disfrutaron del calor en la playa y hoy estarán presentes en alguna calle de Iquique para alentar a los pilotos bolivianos.

Bienvenida será en la plaza Arturo Prat

Alrededor de las 13.00 hora boliviana, una más en Chile, está previsto que haga su aparición el primer piloto de motos del Dakar en la plaza Arturo Prat de Iquique, donde las autoridades locales brindarán un “gran recibimiento”. Los participantes llegarán a las calles de la ciudad portuaria, procedentes desde Alto Hospicio, una ciudad vecina, donde al final de la avenida de Las Américas, la más representativa del lugar, se instalará la meta de la sexta etapa (Antofagasta-Iquique).

En una especie de desfile, que será un tramo de enlace, los vehículos tomarán la larga avenida Alejandro Soria Varas, que une a los dos municipios, y luego si dirigirán a la plaza principal, donde ayer pasado el mediodía ya fueron instalados la tarima y también el arco —una tradición del Dakar— por donde irán pasando los pilotos de autos, motos y cuadriciclos a medida que vayan llegando, y luego se trasladarán por la avenida Arturo Prat hasta playa Los Lobitos, a 24 kilómetros de la ciudad, donde está instalado el vivac (campamento). Los de camiones en cambio, por temas de seguridad, solo bordearán la Arturo Prat y luego se dirigirán hasta el vivac.

El intendente de la ciudad, Arturo Cartes, declaró a los medios locales que todo está listo y la fiesta de la competencia más dura del mundo ha empezado a vivirse. “Estamos preparados para recibir a los pilotos y también a los turistas que ya han empezado a llegar, porque Iquique es la capital del Dakar en Chile”.

Muy cerca de la tarima por donde pasarán los pilotos, también ha quedado lo que se denomina el fan fest, donde los sponsors expondrán sus productos y la empresa francesa ASO (organizadora del Dakar), pondrá a la venta los productos oficiales.  Para hoy por la noche, mañana y el domingo, se organizan conciertos de música con grupos chilenos. Algo parecido ocurrirá en Playa Brava.

Esperaban ver a Salvatierra

El lamento boliviano por el abandono de Juan Carlos Salvatierra, el más representativo de los nueve pilotos bolivianos que empezaron el domingo el Dakar, llegó hasta Iquique, donde muchos compatriotas están para ver el paso de la competencia.

La noticia cayó como un balde de agua fría, fue toda una sorpresa, porque la ilusión estaba puesta en que el piloto cruceño llegue a ocupar una posición expectante en su quinta presencia en la prueba más extrema del mundo, como ocurrió en las cuatro anteriores. Desde su debut en 2011, Chavo —así llamado en el país— siempre mejoró su actuación previa, hasta llegar al decimoquinto lugar del año pasado.

“Es muy triste lo del Chavo. Nos enteramos anoche (por el miércoles) apenas llegamos a Iquique, por la página digital de La Razón. Uno de los motivos para venir hasta acá fue precisamente verlo”, comentó Miguel Cortez, uno de los cientos de bolivianos que ya palpitan el Dakar en tierras chilenas. Será una pena no contar con Salvatierra en lo que resta de la competencia, comentó. Espera que esa situación no repercuta de manera negativa en la gente que quiere ver en el país el paso de los pilotos.

El año pasado, cuando el Dakar ingresó por primera vez a Bolivia, Salvatierra fue la gran atracción en todo el recorrido, lo mismo que Wálter Nosiglia, sobre todo en Uyuni, donde unas 150.000 personas se dieron cita. También Bernardo Miranda, otro de los turistas nacionales en Iquique, quedó entristecido con la noticia. “Era una de las esperanzas bolivianas en el Dakar, pero la carrera continúa y hay que alentar a los otros pilotos bolivianos que siguen”, sostuvo.

Gabriela Ríos, quien viaja junto con su padre, Hugo, lamentó el accidente que sufrió el piloto de motos. “Queda una pena enorme, los bolivianos estábamos ilusionados con lo que podía hacer; pero ahora hay que apoyar con todo a los que quedan. Sabemos que (Wálter) Nosiglia está teniendo una buena actuación, y (Sergio) Mita es un gran descubrimiento”.

En autos, los bolivianos no se rinden, siguen acelerando

LA RAZON, LA PAZ.- Luis Barbery y su copiloto Hernán Daza pasaron la noche el miércoles en las dunas de Copiapó, estaban “muertos de cansancio”, y recién ayer por la madrugada terminaron la cuarta etapa. Por eso se entiende que la quinta la hubieran iniciado con retraso.

Ése es un ejemplo de que, por más adversidades que haya, ninguno quiere darse por vencido, con la idea, primero, de entrar mañana a Bolivia; y, después, tratar de llegar a Buenos Aires y completar todo el Dakar. “Lo importante es que no bajamos los brazos y seguimos en carrera. Ya dejamos el vivac de Copiapó y nos encaminamos a disputar un nuevo día”, escribió Barbery ayer en un comunicado.

Hasta el cierre de esta edición, el coche Toyota que conduce Barbery solo había pasado dos de los diez puestos de control. Más temprano trascendió que estuvo a punto de abandonar; sin embargo, continuó acelerando. También mediante un comunicado de prensa, Marco Bulacia hizo notar que salvo en la primera etapa, en todas las demás tuvo problemas, se rezagó por ellos e incluso sufrió una penalización que lo retrasó aún más.

Ayer fue el primero de los bolivianos en autos en completar la quinta etapa, lo hizo en el puesto 47 con un tiempo de seis horas, nueve minutos y 39 segundos, a una hora y 50 minutos del ganador. Mientras que en la clasificación general está en el puesto 51 (32h15’45”) y su tiempo incluye una penalización de tres horas con 39 minutos.  

Fue otra jornada larga para el más veterano de todos los bolivianos. A sus 68 años, Fortunato Maldonado no se baja de su coche Toyota y parece que nada va a detener su sueño de cruzar la meta el 17 de este mes.Anoche llegó a Antofagasta y se ubicó en el puesto 71 de la clasificación de la etapa.

Los datos

Reducción

La cantidad de cuadriciclos se redujo a 36, según el dato oficial de los que largaron ayer, y  el boliviano Sergio Mita está entre ellos. Durante la jornada consiguió cumplir todos los controles y terminó en el puesto 30 de  la quinta etapa.

Bajas

Sin tomar en cuenta los probables abandonos de ayer (la información oficial se conocerá hoy), continúan en competencia  91 autos, 131 motos, 36 cuadriciclos y 58 camiones. Las tres primeras categorías llegarán este fin de semana a Bolivia, o sea poco más de 250 vehículos.

Fabricio Fuentes: Mi lema es ‘Bolivia te espera’

Unas 120 motos continúan en el Dakar, y estar metido en la mitad de la clasificación ya es un logro para Fabricio Fuentes, quien se ha quedado como único representante boliviano en esa categoría, después del abandono de Juan Carlos Salvatierra el miércoles.

“Es una pena lo del Chavo, lo siento por él, porque la verdad es que cuesta llegar acá, pero son cosas del deporte”, dijo ayer. El piloto representante de el Chaco sorteó una etapa más, la quinta de la dura carrera, en la que se ubicó en la posición 73 con un tiempo de seis horas, 30 minutos y diez segundos.

“Estoy contento, fue una etapa muy difícil, pero lo importante es que llegamos. Estuvo bastante exigente, hubo recorrido muy pedregoso, pero así es el Dakar. Además, fue una verdadera odisea encarar los últimos 50 kilómetros, porque nunca se acababan, era un recorrido demasiado largo”, declaró ayer al programa Acelerando a fondo.

La aspiración que tiene es la de terminar la carrera, y está contando los días para entrar a Bolivia, lo que ocurrirá el domingo. “Me preparé para terminar y pienso hacer ese trabajo. El lema que tengo es ‘Bolivia te espera’, y tengo que llegar (a Uyuni). Además soy boliviano”. Fuentes ocupa el puesto 61 en la clasificación general de las cinco etapas de las motos, con 23 horas, 43 minutos y 39 segundos.

El Chavo Salvatierra confiesa que fue un golpe duro abandonar el Dakar

LA RAZON, LA PAZ.- Juan Carlos Salvatierra confesó que no creía la noticia cuando los médicos le comunicaron que debía abandonar el Dakar por la lesión que sufrió su mano izquierda durante la cuarta etapa corrida el miércoles, y admitió que fue “un golpe muy duro”. Salvatierra, quien llegó a esta edición del Dakar como “abanderado” de Bolivia, se lesionó cuando en plena competencia le llegó una piedra disparada por la llanta trasera de la moto del francés Olivier Pain, a quien intentaba superar.

Ese impacto, cuando corría a unos 140 kilómetros por hora, le ocasionó una fractura expuesta en el dedo índice de su mano izquierda, que a la postre le obligó a dejar la carrera y tuvo que ser sometido a una operación.

“Cuando me dijeron que no podía continuar fue duro, pero también fue lo que yo sentí, porque sentí que no podía sujetar la moto, entonces eso es lo que dictaminó el hecho de que no continúe. Sumado a eso estuvo la recomendación del médico de que no siguiera por la fractura y porque había una posibilidad de infección del hueso”, expresó Salvatierra ayer desde Copiapó, donde atendió un llamado de Marcas de La Razón. Fue una noticia “devastadora” para el representante nacional, pues en principio creía que “solo se trataba de una herida” y que con una curación y “unos analgésicos para calmar el dolor” todo estaría bien y podría seguir.

“Luego del impacto de la piedra seguí los últimos 100 kilómetros (de la etapa) con la mano así; creo que fue el amor a la camiseta y la adrenalina (risas). Eso hizo que no sintiera tanto el dolor en ese momento, pero ya después era imposible (aguantar)”. Salvatierra se empezó a preocupar cuando se dio cuenta de que no podía sujetar el manubrio izquierdo de su motocicleta. “Si no funciona la mano no se puede manejar la moto”.   

El Chavo —como es conocido en el país— nuevamente señaló que se siente apenado porque a pesar de que estaba haciendo “una carrera perfecta”, por “una mala fortuna”, que no fue un error, tuvo que dejar la prueba.  También aclaró que durante la carrera estaba siguiendo un plan al pie de la letra, con la idea de que rinda sus frutos en las etapas de más adelante, en procura de alcanzar su objetivo de terminar entre los diez mejores.

“En Argentina fui a cuidar un poco, mantenerme en un ritmo conservador para atacar en el desierto, y ya en los primeros way points (de la cuarta etapa) iba en la posición 13 o 14, o sea que estaba en buen ritmo, como lo había planeado, y seguramente iba a continuar avanzando (en la clasificación general)”, manifestó. Pese a no seguir en competencia continúa pensando en la carrera y en los pilotos nacionales que quedan, como su compañero Wálter Nosiglia, a quien considera como “una familia” por la buena relación que llevan.

“(Los pilotos bolivianos) Están haciendo una muy buena carrera, especialmente Wálter, quien anda en una buena posición y espero que se pueda mantener así hasta llegar a Buenos Aires y cruzar la meta. Con él tenemos una relación más allá de la amistad, casi como familia y eso es recíproco. Cuando a él le tocó abandonar (en el Dakar 2014, tras un choque en la décima etapa) yo seguí en la carrera bastante bajoneado”, indicó.

Los datos

Aliento

Salvatierra indicó que fueron “emotivas” todas las muestras de apoyo que recibió por parte de la gente en las redes sociales.

Contacto

Mencionó que el Gobierno nacional se contactó con su familia para que vaya a Uyuni a recibir la competencia.

Unas cuatro semanas tardará en recuperarse

“Una fractura expuesta del segundo metacarpiano izquierdo (dedo índice de la mano izquierda)”, es lo que sufrió  Juan Carlos Salvatierra, según el informe médico comunicado ayer en la clínica Atacama de la ciudad de Copiapó (Chile), y se estima que su recuperación tardará unas cuatro semanas.

El médico Juan Loch Calvo, director de la Mutual de Seguridad Copiapó, ofreció ese informe indicando que Salvatierra fue sometido a una intervención para “aseo quirúrgico más osteosíntesis (tratamiento quirúrgico de fracturas que son reducidas con tornillos, placas o clavos) con dos tornillos”, según el comunicado de prensa de Souza Infantas.

El piloto nacional sufrió la fractura mientras competía en la cuarta etapa del Dakar, tras ser impactado por una piedra. Debido a ello, el miércoles por la noche (23.45) fue intervenido en la clínica Atacama. Si bien la recuperación durará cuatro semanas, después de eso deberá hacer un trabajo de rehabilitación y fisioterapia.

El domingo estará en Uyuni

Este fin de semana habrá una fiesta en Bolivia por el paso del Dakar y Juan Carlos Salvatierra no quiere estar fuera de ella, por lo que el domingo estará presente en Uyuni como un espectador más, e incluso se maneja la posibilidad de que tenga una entrada simbólica en su moto. “Quiero estar ahí para apoyar a los pilotos bolivianos y para no faltar a la cita que tenía con el público. (…) Lo importante es estar juntos”, según un comunicado de su equipo de prensa Souza Infantas.

Su padre Juan Carlos confirmó que Salvatierra estará presente en Uyuni porque era un “sueño” para él estar con toda la gente boliviana, como lo hizo el año pasado. “Su sueño es llegar a Uyuni, cumplir con su pueblo, su gente, porque las muestras de cariño que han habido son increíbles, no se imaginaba los mensajes dándole apoyo, hermoso, la gente ha escrito cosas muy lindas”, indicó su padre.

Está previsto que hoy por la mañana el Chavo sea dado de alta de la clínica Atacama (en Copiapó) para irse a Iquique vía aérea con escala en Santiago, según informó su padre, quien añadió que “se está viendo la posibilidad de que Juan Carlos tenga una entrada simbólica sobre su moto en el podio”.

Consulado de Bolivia


0 comentarios:

Publicar un comentario