viernes, 27 de marzo de 2015

Uyuni: La industria automotriz del futuro necesitará litio boliviano

En el salar de Uyuni, población enclavada en el gélido departamento de Potosí, Bolivia guarda bajo tierra por lo menos cien millones de toneladas en reservas de litio, considerado la energía verde del mundo pero además una de las fuentes estratégicas para alimentar, en los próximos 50 años, la poderosa industria automotriz del futuro que usará electricidad y no petróleo como combustible.

Uyuni: La industria automotriz del futuro necesitará litio boliviano
Esta realidad que hasta ahora no termina de abrir los ojos al Gobierno del presidente, Evo Morales, fue objeto de un amplio análisis que realizó el consultor internacional, Juan Carlos Zuleta, bajo el sugestivo título de “Potencialidades energéticas alternativas de Bolivia”.
El litio desbordó además en un taller que la fundación Jubileo promovió en La Paz para hablar sobre la energía nuclear en Bolivia.
Con ese propósito llegaron desde Alemania el Secretario Ejecutivo de la Comisión de la Hermandad de Hildesheim y Tréveris, Magnus Bruening, el diputado del Parlamento Departamental de Renania Palatinado de la República Federal de Alemania, Johannes Zehfuss además del Encargado de la Iniciativa de Protección del Medio Ambiente de la Diócesis de Hildesheim, Martín Spatz y el Primer Secretario de la Cooperación Alemana para el Desarrollo, Thomas Bodenschatz.
La misión germana llamó a la reflexión a Bolivia para asumir una ruta crítica con la energía nuclear que es un camino sin retorno, señalaron.
Zehfuss rebeló que Alemania inició el cierre de plantas nucleares que tiene. Hasta en 2014 dejaron de operar 7 y un plan que está en marcha con ese fin 9 más terminarán de generar energía nuclear hasta el 2020.
El problema más difícil que enfrenta Alemania con la energía nuclear tiene que ver con la disposición de los desechos.
“En 2014 la basura nuclear llegó a 1.200 toneladas de residuos radioactivos”, informó Zehfuss para quien Alemania, hasta ahora desde la década de los años 1960, confinó la basura nuclear bajo tierra en contenedores herméticos de concreto en varias regiones del territorio que tienen.

Litio
En el taller, Juan Carlos Zuleta, no solo habló sobre las oportunidades que comenzaron abrirse para el litio, sino aseguró que la industria automotriz que está desarrollando la producción a escala mundial de rodados eléctricos, en los Estados Unidos, Japón, Alemania, Corea y la China, demandarán en los próximos 25 años inmensas cantidades, energía que tiene como ningún otro Estado en el mundo, en cantidades significativas para los próximos cien años el país.
El litio es considerado como la energía verde del futuro, y está destinado a potenciar iPods, teléfonos celulares, laptops y carros eléctricos. Pero las reservas nacionales están bajo tierra en un salar de aproximadamente 10.000 kilómetros cuadrados de extensión.
Bolivia podría estar perdiendo una oportunidad histórica, sostiene Zuleta. “Me parece que a este gobierno no le interesa desarrollar este recurso tan importante, que no sólo es bueno para Bolivia sino para el mundo entero,” comentó.

Li Tesla Motors
Lo que puso en debate Zuleta no fue un ensayo. Por el contrario, con datos en mano, comentó que la compañía norteamericana Li Tesla Motors con sede en el Estado de Nevada, estima fabricar hasta el 2020 medio millón de automóviles eléctricos que tendrán como fuente las baterías del tipo ión litio como combustible. “La fábrica necesitará aproximadamente 60 mil toneladas de litio para garantizar el combustible de los rodados que funcionarán a energía eléctrica”, declaró el consultor boliviano.
Tesla consumió hasta en 2013, más de 168 mil toneladas de litio para fabricar las pilas recargables que a su vez sirven para almacenar electricidad, acotó. Solo durante la gestión 2014 la fábrica logró comercializar en el mercado internacional del automóvil “35 mil unidades”, puso la cifra Zuleta.

Acelerar decisiones
Bolivia no tiene otra opción que acelerar decisiones de cara a industrializar los recursos evaporíticos del Salar de Uyuni, propuso el consultor internacional. Bajo responsabilidad de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), el Gobierno puso al descubierto parte de la estrategia de industrialización que prevé producir hasta 30 mil toneladas anualmente hasta el año 2019, dijo Zuleta.
Entre el 2012 y 2016, la producción anual de litio deberá superar las 5.000 toneladas, esa es la premisa que el Gobierno puso de manifiesto y que esperamos pueda llegar a feliz término y cumpla los cupos establecidos, manifestó el experto.
El proyecto de litio se halla en una etapa “pre piloto” y la producción industrial de cerca de 30.000 toneladas de carbonato de litio por año, está esperado hasta principios del 2019.
“El plan, como industria, es suministrar litio para el mundo para cientos sino miles de años” señalaron a su vez fuentes vinculadas al Ministerio de Minería y Metalurgia en la ciudad de La Paz.

Ingresos y fuentes de trabajo
n Con respaldo de información oficial recabada en COMIBOL, Zuleta dijo que la industrialización del litio dejará ingresos económicos por aproximadamente $us 500 millones anuales hasta el 2019. Las estimaciones de ingresos al fisco, sin embargo, serán relativos debido a que podrían variar entre los $us 100 a $us 300 millones anuales entre los años 2013 y 2016.
En cuanto a generación de fuentes de trabajo, el impacto tampoco es desdeñable, dijo Zuleta. Para ilustrar mejor lo que podría suceder, el consultor informó que las fuentes laborales directas pueden llegar a 500, mientras que en lo que respecta a empleos indirectos el impacto podría ir de entre 100 a 400, estimó el experto.
Zuleta insiste en que los científicos Bolivianos están todavía luchando para encontrar una manera de industrializar el mineral y sugiere en este sentido que el país busque con urgencia el aporte de países con más experiencia en la producción de litio.
Por ejemplo, Chile y Argentina, se han convertido en productores establecidos de litio, a pesar que tienen reservas mucho menos grandes que las que tiene Bolivia, puntualizó el experto. “Ya existe una carrera en el mundo para el litio y Bolivia no es parte de esta carrera,” agregó Zuleta.
General Motors, Hyundai y Nissan son solamente otros de los fabricantes de automóviles que están por lanzar nuevos carros eléctricos o híbridos en 2015. Bolivia será “indispensable para el mercado de carros eléctricos gracias a la cantidad de recursos que posee”, sostiene Zuleta.

Energy Press


0 comentarios:

Publicar un comentario